sábado, 17 de marzo de 2012

.... la princesa Aub. Primera Parte. Teología...


            Antes del inicio de los tiempos, incluso antes de la existencia sensible, reinaba el caos. La materia y la forma eran potencias confusas, sin principio ni fin, sin acto, amalgamadas en una unidad aglutinante, oscura y serena. En esa fusión informe los dioses ocupaban estructuras sencillas hoy llamadas ideas, entonces dormidas, aún no pensadas. Imágenes mínimas y latentes, sin fuerza que les pudiera dar vida. No existía la palabra. La diosa más antigua que se recuerda, madre de toda existencia divina y humana, de toda vida, fue la Casualidad, quien, nacida del caos, sin forma ni dimensión, reinó durante un suspiro anterior al tiempo, fue pura energía, luz, maternidad estrictamente femenina. En ese alumbramiento tuvo inicio el Tiempo, dios de los pies desnudos, su único hijo, y con él lo masculino.
            El Tiempo descalzo quiso en su capricho crear la existencia rescatando a la materia y a la forma de su simbiosis callada, oscura e inocente. Utilizó las dos ideas de que disponía: lo femenino y lo masculino. Con ello dio inicio la vida, todo lo animado y lo carente de vida que lo acompañara. Pensó, anheló, y hete ahí que surgió de su idea dormida la diosa que habría de gobernarlo a él, de gobernarlo todo, Artam, la de rosáceo clítoris, hija de la casualidad y esposa y dueña del Tiempo.
            Artam placentera, con la simiente del dios Tiempo, engendró a la princesa Aub, primera entre todos los mortales, y de cada uno de los mil cabellos de la primigenia princesa hizo que brotaran mil hombres apuestos y mil razas en cada uno de ellos para poblar la tierra. Durante nueve meses Artam habitó el cuerpo de Aub, quien copuló al alba y parió con el ocaso hermosas vírgenes. Así nacieron las razas humanas que pueblan hoy la tierra.
            En la cima del monte Aub, habitada por mala hierba y follaje espeso, se levanta con obstinado equilibrio un altar menor tributario de la diosa Artam, la de rosáceo clítoris. Muy venerado en tiempos ya remotos, hoy se ve solo y profanado por el descreimiento de la gente. Estas piedras pulidas por el paso de tiempo, de dioses y vientos, siguen siendo testigos mudos de la era gloriosa de los primero dioses, de los primeros hombres.
            El sol acaricia las ricas telas que mece el viento ligero y se cuela hasta el interior de la chalupa real. La pequeña embarcación de recreo de la princesa Aub Séptima deambula la tarde por las aguas del canal.  La joven y menuda princesa Lenvati Aub Na no pestañea y sus pequeños labios simulan la boca de un pez. La voz de su nodriza educadora Magé se derrama suave e interminable en sus oídos diminutos y rosados, de los que penden dos zarcillos reales propios de la dinastía aubita, la música aleccionadora de la voz de la esclava fluye como uno de los veinte torrentes inagotables de las tierras altas.
            — Mi pequeña Na, está próxima la edad de partir hacia el monte Aub, pronto la roja Artam brotará entre tus piernas.
            — Dulce Magé, has de saber que cuando reine, daré al altar de que me hablas la posición que merece.
             

2 comentarios:

Mia dijo...

Hermoso......... repito: HERMOSO.

Plácido Alamillo Bau dijo...

... gracias Mia mia, procuraré seguir con la historia...