viernes, 27 de marzo de 2009

leve (último)

Allí, perdida por fortuna, se ve. La muchacha más bella. En el óvalo de su rostro, escatimado al sol a lo largo de sus escasos quince años, estalla, en un artificio de luz blanca, una tristeza pequeña, fugazmente esbozada por los dientes que tiemblan. Delante de esa casa, ante el banco, en la escueta calle que es el mundo, allí deja Dita el regalo ruboroso de su tierna edad.
Allí recrudece el deseo, allí se destierra el daño por el daño. No se recuerda el momento en que la niña torció sus días calidos, se ha diluido en el devenir, en esa sucesión de días idénticos que lo transforman todo. Llegado el horror, se esfuma. Desde la ventana la vemos desnuda, impaciente. Son las 20:00 horas en este instante.


Nada nuevo acontece.
Desde esta ventana la observo. Mis ojos son una cámara que abandona la historia inconclusa de una muchacha. La imagen se empequeñece para abarcar la calle, la ciudad en su conjunto después. Observo allí abajo cómo una pequeña criatura, de la que casi no percibo ya su desconcierto, comienza a caminar entre las sombras. Es ya otra sombra más que ha esquivado al azar.
Resulta tan pequeña la imagen que cobro conciencia de mi, de esta habitación desangelada y oscura. La mirada penetra y cae sobre mis músculos dormidos. Son mis ojos omniscientes. Pronto se hará la luz en las paredes cenicientas y serán rescatados desde las sombras el monitor y este insano teclado. Recupero el movimiento. Impaciente, el cursor, parpadea. Usuario: JUAN. Después la contraseña, cuatro asteriscos que ocultan una palabra.

7 comentarios:

Luz de Gas dijo...

Y allí habitará, a través de esos asteriscos la encontras, solo allí, retrato de la memoria que navega sin rumbo atracando en cada puerto donde los marineros le daran de beber bailando un tango y haciéndolos estremecer.

Pasarán las primaveras y quien sabe si en lo alto de la Giralda un día al bajar escuches una voz que no escuchastes nunca pero que te suena por algún milagro de la sinergia, volveras la vista y allí estará, te mirará, entonces no habrá ventanas, sonreireis y seguireis vuestro camino, faltó valor para hacer ninguna pregunta, pero algo dentro os dijo que si.

Almanzurbillah dijo...

... y el tiempo habrá dulcificado, quizá, las aristas de los rostros de ambos, y habrá dejado sobre ellos las erosiones que trae la calma, la experiencia de vida que sucede a las tempestades, sin brillo ni oropel...

Odi Noyola dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Odi Noyola dijo...

^^♠ ¡Genial! copio y pego de vuestra ¡nítida! creación: "Mis ojos son una cámara que abandona la historia inconclusa de una muchacha. La imagen se empequeñece para abarcar la calle, la ciudad en su conjunto después. Observo allí abajo cómo una pequeña criatura, de la que casi no percibo ya su desconcierto, comienza a caminar entre las sombras. Es ya otra sombra más que ha esquivado al azar" ¡Geeenial! ¡merci! ♠^^
ps.: ya ví a Zeitgeist ¡Súper, gracias! {creo ke vos recomendarmela ¡merci merci! kizá sea un truco más para manipular, pero esta cargada de inmensa verdad para mi, la unidad, conexión, amor incondicional, espiritualidad, abuso, falsedades, un final!:P, etc... ¡gracias por todo! este post, blog, etc. Kizá NO CREAS MUCHO EN NADA DE ESTO con el existencialismo (Sartre, Voltiere (creo),...) [a lo ke era devota antes del ¡Nihilismo!] ¡Gracias gracias infinitas! ♣^^

Almanzurbillah dijo...

Odi... gracias mil siempre a ti, por ti.

Mariana Alvez Guerra dijo...

que bonita historia, como siempre me has deleitado, un abrazo enorme desde el fondo del mar

Almanzurbillah dijo...

Mariana Alvez Guerra... tanto más feliz por tus palabras, ya que me llegan desde el fondo de mar, como por tu regreso... Un cálido abrazo para competir con las frías aguas.