jueves, 27 de noviembre de 2008

Ña ña

Ya que al parecer me ha dado ahora por el lenguaje poético les diré que en Villasperanza del Valle, una localidad del sur difícil de señalar en el mapa, se publicó en tiempo la columna que sigue con motivo del nacimiento de un "fanzine" que se llamó Ña Ña, —“ña ña” es una expresión local que viene a significar: “no te lo has creído tú ni de coña”—. La publico ahora porque no tengo nada mejor que hacer. Ya que por mi impericia no se me ocurre escribir algo yo mismo espero que su autor sea benévolo y me perdone, pues además no registré su nombre, lo que conservo es la copia manuscrita en una servilleta de bar, por tanto tampoco garantizo la exactitud del texto original.

******

El pequeño quería ser poeta, pero se hizo mayor sin que le rimaran los golpes de la vida, sin que la música inundara sus cada vez más espaciadas sonrisas; sus guiños a la Fortuna eran endecasílabos sin compás:

alcanzar la cima frondosa del árbol
magnífico enemigo de la niñez
cuyo recuerdo licua aún su frente
y el sudor transita su cuerpo entero...

Vivió momentos eternos, cuyo recuerdo, sublime, lo hace hoy temblar como un junco joven a la orilla del Mar Muerto. Una flauta de madera noble y aromática le cuenta su historia con un runrún de risas antiguas y de fogatas compartidas, más es huérfana, carece de melodía; como flauta es patética. El pequeño, que quería ser poeta, que tiene un pensar de dulce aunque torpe instrumento de viento, se mira hoy las manos. Aquellas manos honradas que temblaron ante el reto de subir a los árboles frondosos de su niñez. Mira sus manos y ve en ellas accidentes silenciosos de la vida, escollos que se ríen de la prolongada adversidad de la altura, durezas donde no penetra la música. Y sin embargo tiembla como hombre como tembló cuando niño. Y por ello las Musas le traen sus recuerdos, intranscendentes, confirmándoles, ahora sí, las rimas...

Cuanto hubimos cantado blanca luna,
que es hoy rumor estéril y olvidado,
que son notas cansadas del pasado,
lo rescata el Recuerdo por fortuna

y como a niño pequeño lo acuna
tal que fuera elegido por un hado
pues capricho es del ser en tal estado
pensar al azar, sin razón alguna,

mas trae ya la idea por oportuna
tras el absurdo con que la ha gestado
relegando razones de una en una

y siendo al instante sacrificado
argumento excelso o de noble cuna
pasando a ser capital lo evocado.

El hombre que fue niño, que quiso ser poeta, que fue trepador de su vida, recuerda intranscendentes momentos de su niñez, evoca el árbol cuya impericia fue incapaz de conquistar. Mas el árbol no está. ¿Habrá de subsistir perdedor hasta el final?
El hombre se responde: «Ña Ña» y se dispone a trepar un árbol posible, abundante y frondoso en palabras.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

alfonso macias
que buen consejo de redadcción aquel del Ña-Ña, siglo de oro de un Facanias que ha sido siempre de oro porque es algo que ha y es sido de todos

Luz de Gas dijo...

Yo lo seguía por internet ya que entonces tenía hasta su página web, es una lástima que alguien la diera de baja y no haya quedado por lo menos ese archivo virtual.

Ese niño sin duda trepando por ese árbol saltará a la montaña y de ahí al espacio infinito del recuerdo.

Almanzurbillah dijo...

Alfonso: ¿ah pero que tú conoces Villasperanza del Valle?

Luz de Gas: al menos el trámite reconfortará al niño

Manuel María Becerro dijo...

Cuántos recuerdos mascones que me trae el Ña ña, Dios... Esta columna era de Bau, ¿no? Tengo guardados todos los números; más de un año saliendo a la calle, que se dice muy pronto. Es lindo que la cosa perdure en la memoria de la gente, porque también conozco a quienes conservaban el Facanías y el Ña ña directamente lo empleaban en encender las chimeneas en el campo. Habría que animar a mucha gente con tiempo para escribir en el Facanías (yo en serio que no me veo las manos a menudo). Y a los más jóvenes, a que nos pongan en evidencia por vacilar con aquello del 'Primer y último fanzine de Valverde'.

Almanzurbillah dijo...

... pero qué combustión la de aquellas quimeneas encendidas con ese papel impreso...

Manuel María Becerro dijo...

Te voy a recordar una columna maravillosa, por esa maravilla que es la hemeroteca digital de los periódicos. Copia y disfruta: http://www.elpais.com/articulo/andalucia/Desierto/elpepiespand/20010425elpand_5/Tes

Almanzurbillah dijo...

... he disfruta y sentido de nuevo el vacío al querer responder la pregunta imposible ¿es posible Ña Ña?

Anónimo dijo...

Donde podria ver esos núm. de Facanias y Ña Ña?. Estoy interesado en conseguir mas datos de estas publicaciones.
mawewi@terra.es

Anónimo dijo...

Seria interesante postear aqui ese consejo de redaccion y que no se lo lleve el viento del desierto.